Mensaje a nuestros empleados

Querido equipo,

Pasaron dos semanas desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) clasificó a COVID-19 como una pandemia. Durante este período, el epicentro de la enfermedad se trasladó de China a Europa, y vimos a gobiernos de todo el mundo tomar medidas sin precedentes para frenar la propagación de la enfermedad mientras se fortalecen los sistemas nacionales de salud para hacer frente al desafío.

Deben saber que Diaverum navega esta crisis con fuerza, determinación y, lo más importante, con un plan exhaustivo.

Nos hemos estado preparando desde enero para un escenario en el que el brote de COVID-19 impacte en nuestros países. Asignamos un equipo de gestión de crisis desde el principio y movilizamos a nuestra organización global para implementar nuestros planes de contingencia centrados en tres resultados: salvaguardar la salud y la seguridad de nuestros pacientes y personal, garantizar la continuidad operativa y apoyar a nuestro personal clínico.

Paralelamente, estamos colaborando con diferentes autoridades sanitarias nacionales para brindar apoyo y desarrollar planes conjuntos de contingencia para el tratamiento de pacientes renales que contraerán la enfermedad.

 

Salvaguardar la salud y seguridad de nuestros pacientes y personal

Nuestras clínicas ya operan con nuevos protocolos estrictos para minimizar el riesgo de contagio, permitir la identificación rápida de pacientes o personal con síntomas y garantizar la derivación correcta de cada caso. Estamos introduciendo medidas para mantener a nuestros pacientes a una distancia segura unos de otros y evitar interacciones innecesarias entre pacientes, o entre pacientes y personal. Estas medidas incluyen cancelar actividades innecesarias, establecer diferentes rutas de entrada y salida, garantizar la distancia adecuada en las áreas de espera y revisar las condiciones de transporte.

Además, estamos implementando procedimientos rigurosos de clasificación para identificar pacientes sospechosos antes de ingresar a la clínica, y nos estamos preparando para tratar a pacientes con COVID-19 en entornos seguros, aislados y controlados. También hemos instituido programas específicos de educación del paciente para la prevención de infecciones respiratorias y COVID-19.

Nuestra dirección médica sigue de cerca la pandemia e dicta los lineamientos de nuestros planes de contingencia, mientras supervisa de cerca cualquier incidente COVID-19 por medio de nuestro sistema de gestión renal digital y de la interacción continua con los países.

 

Asegurar la continuidad operacional

Mientras implementamos los planes de contingencia de nuestras clínicas, solicitamos a todas nuestras funciones corporativas y no clínicas que trabajen desde casa, aprovechando nuestra robusta infraestructura de sistemas. Así contribuimos tanto a la causa internacional para aplanar la curva como a mantener operativos a nuestros equipos para seguir brindando el soporte continuo a nuestras clínicas que lo necesitan más que nunca.

En el contexto del cierre de las fronteras, las cadenas de suministro interrumpidas y una demanda mundial sin precedentes de equipos de protección, hemos fortalecido a los equipo de compras para garantizar un flujo oportuno de insumos de diálisis y de equipos de protección para nuestras clínicas en todo el mundo.

Además, somos afortunados de estar en una posición financiera sólida y hemos tomado todas las medidas para garantizar la liquidez adecuada para mantener el negocio seguro en un entorno incierto.

 

Apoyo a nuestro personal clínico

En estos momentos, nuestros pensamientos se centran principalmente en nuestro personal clínico, nuestros valiosos médicos y enfermeras que trabajan arduamente para establecer todos los nuevos protocolos y mantener a nuestros pacientes a salvo de la pandemia, al tiempo que ofrecemos a nuestros pacientes el mismo servicio compasivo.

Junto con nuestra gratitud y nuestro más alto aprecio, estamos anunciando programas específicos de cada país para apoyarlos en estos tiempos difíciles. Entre otros, estamos introduciendo esquemas de compensación adicionales, apoyo de asesoramiento y varias formas de facilitar las necesidades individuales que varían desde el cuidado de niños hasta el alojamiento temporal.

 

Colaboración con los sistemas nacionales de salud

Por último, durante esta crisis, consideramos que es nuestro deber y nuestra responsabilidad social apoyar a los sistemas nacionales de salud que manejan el próximo desafío de más pacientes de diálisis que requieren hospitalización. Por este motivo, nos hemos comprometido con diferentes autoridades sanitarias nacionales para desarrollar planes de contingencia conjuntos y apoyar a los hospitales públicos para gestionar las necesidades de hospitalización excesiva.

Como resultado, en diferentes países hemos ayudado a los gobiernos a haciéndonos cargo de pacientes crónicos, para que puedan asignar clínicas públicas exclusivamente para pacientes con COVID-19, o reorganizando a nuestros pacientes dentro de nuestra red de clínicas para dedicar centros exclusivos para pacientes infectados.

En otros países, pusimos a disposición infraestructura de diálisis para establecer clínicas o, como en el caso de Portugal, pusimos a disposición una clínica totalmente equipada para fortalecer la capacidad del sector público para hacer frente a la creciente demanda de hospitalización.

En cada situación, trabajamos estrechamente y en asociación con las autoridades locales para atender a nuestros pacientes de diálisis.

Estimado equipo, esta es una situación sin precedentes, y sin duda enfrentamos tiempos muy difíciles, pero estamos preparados. Tenemos un plan sólido, el liderazgo médico adecuado, un ADN de gestión clínica sólida y los mejores profesionales de la salud a nivel mundial.

Todo esto, combinado con nuestra sólida posición financiera como grupo y los nuestros líderes de cada país, me brinda una gran confianza de que saldremos fortalecidos de esta crisis.

 

Ahora, más que nunca, sigamos trabajando con fuerza y ​​determinación.

 

¡Estamos en una noble misión!

 

Dimitris Moulavasilis

President & CEO