Diálisis peritoneal continua ambulatoria

La DPCA es un tipo de diálisis peritoneal que realiza el paciente a diario con tres a cinco intercambios por día. Esto puede realizarse en el hogar o en el trabajo y así se logra algo de normalidad en la vida diaria.

Cómo funciona la DPCA

Se introducen aproximadamente dos litros de líquido de diálisis en el abdomen mediante un tubo especial llamado “catéter de DP”. Este proceso se llama “infusión”. El proceso de depuración utiliza la membrana del abdomen como filtro natural. Los productos de desecho y el exceso de líquido se extraen desde el abdomen al líquido de diálisis a través de la membrana peritoneal. Este proceso se llama “tiempo de permanencia”. Después de 4 a 12 horas, este líquido se elimina del abdomen en un proceso que se denomina “drenaje”, que dura entre 20 y 30 minutos. A continuación, se introduce más líquido estéril en el abdomen y todo el proceso comienza de nuevo. Este proceso de drenaje del líquido anterior y de administración del nuevo se llama “intercambio” y se produce básicamente por gravedad. Salvo durante el tiempo que duran estos intercambios (como promedio, entre 30 y 40 minutos, de tres a cinco veces por día), tiene el resto del día para hacer lo que desee (p. ej., trabajar, estudiar o incluso viajar). DPCA

Material para DPCA

El líquido de diálisis, las líneas y los demás materiales se enviarán a su casa de forma periódica. En su prescripción se le informará cuándo y con qué frecuencia deberá utilizar los diferentes líquidos de diálisis.

Glucosa y otras sustancias desarrolladas a tal fin: tienen capacidad osmótica para extraer el líquido

Para extraer una cantidad adecuada de líquido de su cuerpo, necesita un líquido de diálisis con capacidad osmótica correcta. El líquido de diálisis más habitual consiste en una solución de glucosa que empuja el agua fuera del cuerpo a través de la membrana peritoneal. Este proceso se llama “ultrafiltración”.

Formación

Para poder realizar los intercambios usted mismo, debe recibir formación sobre cómo realizar la conexión y desconexión de manera adecuada. Se le enseñará a realizar el procedimiento de intercambio y a identificar los posibles problemas y cómo solucionarlos. Por lo general, la formación es de una semana y suele llevarse a cabo en el hospital o en la clínica de diálisis donde realizará las primeras sesiones.