Hemodiálisis domiciliaria

Aunque poco frecuente, cada vez un número mayor de clínicas ofrecen la posibilidad de realizar la hemodiálisis en casa (HD domiciliaría) además de ofrecer los tratamientos de HD estándar. La clínica le proporcionará una máquina para utilizar en su domicilio y le enviarán a casa el material necesario una o dos veces al mes. En primer lugar el paciente empieza aprendiendo cómo realizar el tratamiento en la clínica, con la ayuda de una enfermera de diálisis. Muchas de las personas que realizan HD en casa cuentan con la ayuda de otra persona que también realiza la formación en la clínica. El periodo de formación oscila entre 8 y 12 semanas.

Durante el aprendizaje, el paciente aprende a:

HD domiciliaria

  • preparar el equipo y el material;
  • pincharse la aguja en el acceso vascular;
  • administrar la medicación;
  • comprobar el monitor;
  • comprobar la tensión arterial y el pulso;
  • anotar los parámetros del tratamiento;
  • limpiar el equipo y la sala en la que se realiza la diálisis;
  • pedir el material necesario.

Ventajas de la hemodiálisis domiciliaria:

La HD domiciliaria permite al paciente organizar su propio horario. El paciente puede elegir el horario de tratamiento de modo que se adapte a otras actividades, como ir a trabajar o atender a un familiar. A menudo los pacientes realizan más sesiones de diálisis o más largas, lo que significa que:

  • se encuentran mejor y tienen un mejor control de la tensión arterial;
  • tienen menos restricciones en la dieta y con la ingesta de líquidos;
  • se pinchan ellos mismos las agujas, lo que es beneficioso para su acceso;
  • ahorran tiempo porque no tienen que desplazarse a la clínica de diálisis;
  • acude en menor frecuencia a la consulta externa (el paciente acude al hospital para revisión con una frecuencia de 4 a 8 semanas).

Entre las posibles desventajas de la hemodiálisis domiciliaria:

  • se debe disponer en el hogar de espacio suficiente para el sillón y la máquina de diálisis;
  • hay que contar también con un espacio para guardar los dializadores, envases de concentrado, desinfectantes, jeringuillas, agujas, medicamentos, líneas de sangre y otros materiales;
  • los pacientes o los cuidadores pueden sentirse abrumados.