Control de la dieta

No existe una dieta renal única que sea mejor para todos los pacientes y para todos los estadios de la enfermedad. Es importante mantener una dieta saludable. Es habitual observar que, a medida que la enfermedad renal progresa, los pacientes pierden el apetito, no comen demasiado y presentan sensación de cansancio general. Es importante seguir comiendo de forma adecuada.

Proteínas

Las proteínas ayudan a mantener los músculos y reparar los tejidos. Si su estado nutricional es bueno, usted se encontrará mejor. También se tendrá mayor resistencia a la infección.

El organismo metaboliza las proteínas y a consecuencia de ello se produce urea, que es un producto de desecho. Ingerir proteínas de alta calidad es importante porque estas producen menos productos de desecho. Las proteínas de alta calidad las encontramos en la carne, pescado, aves y huevos.

Control de la dieta

Fósforo

El fósforo es un mineral que se encuentra en muchos alimentos. Por regla general, las personas en diálisis tienen limitada la cantidad de alimentos ricos en fósforo que pueden ingerir cada día. Si el nivel de fósforo en la sangre es alto, es más fácil que se produzcan calcificaciones en los tejidos. El fósforo puede provocarle picores y afectar a los vasos sanguíneos.

Alimentos como leche y queso, legumbres secas, semillas de girasol, semillas de lino, colas, frutos secos y mantequilla de cacahuete tienen un alto contenido de fósforo. Es probable que deba tomar una medicación llamada quelante del fósforo para evitar que el fósforo de los alimentos llegue a la sangre en exceso.

Potasio

El potasio está presente en casi todos los alimentos, especialmente en las frutas y verduras. Los riñones sanos mantienen la cantidad adecuada de potasio en la sangre. En la insuficiencia renal terminal, sin embargo, los niveles de potasio pueden variar mucho. Los niveles de potasio en sangre pueden aumentar entre las sesiones de diálisis y afectar al ritmo cardiaco. Puede incluso producir la muerte. Es importante seguir estrictamente las recomendaciones dadas para el control de los niveles de potasio.

Los alimentos que tienen un alto nivel de potasio incluyen: almendra, albaricoque, alcachofa, aguacate, plátano, legumbres secas, zumo de zanahoria, patatas cocidas, chocolate, fruta deshidratada, zumo de fruta, melón, leche, frutos secos, patatas tipo chip, zumo de ciruela, uvas pasas, lentejas, espinacas, zumo de tomate, salsa de tomate y sales minerales.

Sodio (sal)

La sal está presente de forma natural en la mayoría de los alimentos y también se utiliza para dar más sabor a las comidas. Es importante comprobar siempre la cantidad de sodio presente en la alimentación.

El sodio controla el equilibrio de líquidos en el organismo, por lo que es importante reducir la sensación de sed y limitar la ingesta de sodio para evitar la acumulación de líquidos.

El equipo médico le indicará la dieta que debe seguir.