Informar a otras personas

Como paciente en diálisis, está a punto de entrar en una fase de su vida nueva y muy diferente. Esta situación puede ser muy estresante. Muchas veces puede incluso sentirse enfadado y resentido con su tratamiento. En este proceso, es importante que no se guarde estos sentimientos para usted porque los cambios a los que se enfrenta afectarán a todas las personas que tenga cerca.

Un problema compartido es un problema reducido a la mitad

Informar a otras personas

Los médicos y el personal de enfermería de la clínica siempre están dispuestos a ayudarlo. Hágales todas las preguntas que necesite y converse con ellos sobre lo que siente y los problemas a los que se enfrenta. Comparta sus inquietudes. A menudo, con un poco de información las cosas de pronto empiezan a encajar y puede comenzar a ver la luz al final del túnel. Otros pacientes de diálisis también pueden ayudar ya que disponen de experiencia de primera mano sobre lo que usted está pasando. No oculte sus sentimientos. Es importante recordar que tiene muchas personas a su alrededor que están deseando compartir sus problemas e inquietudes y apoyarle. Si los implica, creará el espacio vital necesario para usted.
                                                     

Hable abiertamente de su situación

No intente ocultar que es un paciente en diálisis. Informe a las personas que tiene cerca de lo que significa para usted y su relación con ellos. Debe recordar que no sólo usted, el paciente, siente los efectos de la insuficiencia renal crónica. Hay otras personas a su alrededor (familia cercana, parientes, amigos y compañeros) que se preocupan por usted y sobre cómo les afectará esta situación en el futuro. Como paciente en diálisis, algunas veces le puede dar la impresión de que a la gente, incluso a los más cercanos a usted, les resulta difícil hablar de esta situación. Esto puede ser bastante angustioso. Pero no se rinda. Tenga paciencia y anime a su familia a que se informe con usted. A medida que vayan teniendo más conocimiento de la enfermedad y su tratamiento, les resultará más fácil hablar de su situación de una forma más abierta. De este modo, todos saldrán ganando.

Su familia es un recurso

Su necesidad de diálisis afectará de manera importante la vida de su familia. Que las personas que tiene cerca le respalden y comprendan puede hacerle sobrellevar la diálisis más fácilmente. Implique a su familia en el tratamiento. Anímeles a que se informen tanto como sea posible sobre la insuficiencia renal crónica y sus consecuencias. El conocimiento, la comprensión y el ánimo son aspectos importantes para las dos partes.

Continúe con su vida laboral

Si está trabajando, hable con su empresa e intente buscar la forma de que su contribución a su trabajo sea beneficiosa para ambas partes. En la mayoría de los casos, podrá probablemente seguir trabajando casi al mismo nivel. Asegúrese de informarles de forma adecuada y pertinente. Si tiene un trabajo muy exigente desde el punto de vista físico, puede acordar con la empresa trabajar a media jornada o solicitar un cambio de puesto a uno menos cansado. No intente nunca ser un superhéroe: trabaje lo que pueda dentro de sus capacidades. Si está estudiando, no tendrá tanta dificultad para realizar cambios para adaptarse a su nueva situación. Solicite también la ayuda de su equipo médico. Es posible que puedan orientarle sobre distintas opciones.