Una madre de seis hijos tuvo los dos últimos, mellizos, recibiendo diálisis

¿Ser madre de seis hijos es algo especial? En mi situación puede que sí, y quizás algo más de lo normal. Me llamo Melinda. Tuve a mis dos mellizos recién nacidos siendo paciente de diálisis.

En 2010, cuando ya tenía cuatro hijos, comencé a padecer de hipertensión en mi cuarto embarazo. Poco después se me diagnosticó contracción renal y empecé con la diálisis.

Llevo sometiéndome a tres sesiones semanales desde 2012 y en dos años había tenido dos abortos, pero algo me dijo que no debía renunciar a tener un quinto hijo. Y en 2015 me quedé embarazada de nuevo. ¡Esta vez de mellizos!

Recibí hemodiálisis durante todo el embarazo, seis sesiones a la semana. Me dijeron que era una situación bastante excepcional y un auténtico reto: mi médico asistió por primera vez a un embarazo con éxito de una de sus pacientes. Me dio la impresión de que colaboró estrechamente durante todo el tiempo con los médicos y el personal de enfermería responsables del hospital de maternidad. Todo el equipo parecía sentirse con confianza y se había comprometido a ayudarme durante ese periodo complicado. Eso me ayudó mucho.

Al final, di a luz a dos bebés preciosos y sanos, un niño y una niña. Los mellizos fueron prematuros, pero ahora ya están bien. Y después de esta experiencia extraordinaria, yo también. Es una sensación estupenda saber que el personal médico sigue preocupándose e interesándose por el futuro de mi familia. Gracias a esto, una feliz madre de seis hijos es más feliz todavía.