Cumplir el sueño más dulce, a pesar de estar en tratamiento de diálisis

La vida está llena de desafíos, pero también de posibilidades. Me llamo Ramunė Budrikienė, soy una mujer de negocios y una luchadora.

Hace seis años, mientras hacía una torta de cumpleaños para el cumpleaños de 60 de mi madre, descubrí por casualidad mi sueño. Simplemente me di cuenta de que tenía talento para hacer pasteles hermosos. Una torta llevó a la otra y hoy dirijo Sugar Studio, una pastelería famosa en Klaipedia, Lituania. Hoy estoy viviendo mi sueño.

Estar donde me encuentro ahora no era para nada seguro. Después de enfrentar una enfermedad autoinmune, un cáncer hematológico e infecciones, y tras pasar casi un año en el hospital, lo más fácil hubiese sido ignorar este talento recién descubierto. Pero no pude.

Ni siquiera empezar la diálisis en 2008 debido a las consecuencias de mis enfermedades me pudo detener. En mi opinión, puedes tenerte lástima, quejarte todo el tiempo e inventar excusas, pero eso no cambia nada. Supe desde el principio que no podría abandonar mi sueño. Era algo que tenía que hacer.

En los últimos seis años, mantener la mente ocupada en los negocios, en la competencia fuerte y en ideas nuevas e innovadoras en lugar de concentrarme en el tratamiento día por medio y en ser una paciente de diálisis me ha dado tanta energía, tanta alegría.

Además de mi familia, que me apoyó muchísimo y superó todas las dificultades a mi lado, gran parte de mi fortaleza está en mis tortas y postres. Tener tus propios sueños y objetivos hace que seguir luchando sea mucho más fácil, todos los días. Cuando la vida te presente desafíos, haz una torta hermosa.